Tanorexia: ¿padeces adicción al sol?

2 01 2013

Después de las navidades y aunque parezca mentira, el verano está a la vuelta de la esquina y con él, viene la obsesión de muchos y muchas por lucir un excesivo bronceado con el que ser la “envidia” del lugar.

Pues bien, hoy desvelaremos los mitos sobre el sol, sus beneficios, prejuicios, además de hablar del uso de cremas solares y  aceites bronceadores.

Pero para ello debemos conocer en primer lugar la estructura de nuestra piel, formada por tres capas:Capas de la piel

La primera y más superficial es la epidermis, la barrera más importante de nuestro cuerpo con el medio externo, está compuesta por queratinocitos y  melanocitos, que son células encargadas de producir melanina, un pigmento de la piel, ojos y pelo cuya principal función es la de bloquear los rayos ultravioleta solares, evitando que dañen el DNA de nuestras células.

En segundo lugar encontramos la dermis, es una capa profunda de tejido conjuntivo, en la que se encuentran gran cantidad de las fibras de colágeno y elásticas, que se encargan de dar consistencia y elasticidad a nuestra piel. Es de 20 a 30 veces más gruesa que la epidermis y en ella se encuentran los anexos cutáneos, es decir los pelos, las uñas, las glándulas sebáceas y sudoríparas.

Y por último está la hipodermis, integrada por tejido conjuntivo laxo y adiposo, el cual le proporciona a la piel funciones de regulación térmica y de movimiento, como el que experimentarnos al reír o flexionar un brazo, sin estos tipos de tejidos sería imposible movernos.

Una vez conocido esto, nos centraremos en la primera capa, la epidermis, que como hemos mencionado anteriormente contiene melanina, su función  no es otra que protegernos de los ratos ultravioleta del sol, pero un abuso de éste puede quemarnos la piel, y tras sucesivas quemaduras puede llevarla a reducir su elasticidad, provocar deterioro prematuro, arrugas, manchas cutáneas y en el peor de los casos cáncer de piel.

La radiación ultravioleta, es emitida por el Sol en longitudes de onda que van aproximadamente desde los 150 nm (1500 Å), hasta los 400 nm (4000 Å), en las formas UV-A, UV-B y UV-C pero a causa de la absorción por parte de la atmósfera terrestre, el 99% de los rayos ultravioletas que llegan a la superficie de la Tierra son del tipo UV-A. Lo que nos libra de la radiación ultravioleta más peligrosa para la salud, la de tipo UV-B, ya que la atmósfera ejerce una fuerte absorción que impide que la atraviese cualquier radiación con longitud de onda inferior a 290 nm (2900 Å). Sin embargo, la radiación es parcialmente absorbida por el ozono y llega a la superficie de la tierra, produciendo daño en la piel. Hecho que se ve agravado por el agujero de la capa de ozono, que se produce en los polos del planeta. Por último, la radiación UV-C no llega a la tierra ya que es absorbida por el oxígeno y el ozono de la atmósfera no produciendo así daño alguno.

radiacionUV

Bien es cierto, que el sol en cantidades justas, y cuando decimos justas se trata de unos 10 a 15 minutos diarios, nos aporta grandes beneficios, ya que fortalece nuestro sistema inmunológico, calienta nuestro cuerpo, activa la circulación y lo más importante, nos ayuda a sintetizar vitamina D (seguir el enlace para ver estructura en la base de datos PDB), también llamada calciferol o antirraquítica. Esta prohormona es activada cuando los rayos UV tienen contacto con la piel.  Es la encargada de regular el paso de calcio a los huesos. Por ello si la vitamina D falta, este paso no se produce y los huesos empiezan a debilitarse y a curvarse produciéndose malformaciones irreversibles, como el raquitismo, enfermedad que afecta especialmente a los niños.

Protectores solares:

Para exponer nuestra piel al sol debemos tener una serie de precauciones, como evitar tomarlo a partir de las 12 hasta las 16 horas aproximadamente, ya que esta es la franja horaria en la que, las radiaciones solares son más intensas, debido a que durante la mañana y la tarde, la radiación proveniente del sol, debe atravesar una capa más gruesa de la atmósfera de la Tierra, con respecto a la distancia que debe atravesar al encontrarse al mediodía. También es importante el uso de gafas, con un cristal adecuado para evitar daños en los ojos, y sobre todo la aplicación de protectores solares, se trata de lociones que reducen las quemaduras debidas a la exposición solar.

Hay dos tipos de protectores solares:

  • Filtros físicos: También llamados pantallas totales, los cuales reflejan totalmente la radiación solar impidiendo que ésta penetre en la piel y produzca enrojecimiento, quemaduras, etc.
  • Filtros químicos: Actúan absorbiendo la radiación solar y transformándola en otro tipo de energía que no resulte nociva para la piel. Dan lugar a los factores de protección solar (FPS).

Un buen filtro solar, principalmente debe tener una buena capacidad de absorción de las radiaciones ultravioletas, resistencia a los agentes externos, como el agua o el sudor, no provocar irritación y ser estable al sol.

El SPF del inglés, Sun Protection Factor, mide la eficacia con la que un protector solar protege nuestra piel, y es la cantidad de radiación UV necesaria para causar quemaduras de sol en la piel con la crema protectora solar aplicada, en relación con la cantidad de radiación UV necesaria para causar la misma quemadura sin el protector solar. Es decir, que si usamos un protector solar con SPF 50, nuestra piel no se quemará hasta que haya sido expuesta a 50 veces la cantidad de la energía solar que normalmente haría que sufriera de una quemadura.

La protección de un protector solar en particular depende de muchos factores, como el tipo de piel de la persona, la cantidad que aplicamos y la frecuencia, entre otras.

Resumiendo, a más alto SPF, mayor protección estará ofreciendo el protector solar en contra de los rayos UV-B.

Aceites bronceadores:

Recientemente, se ha extendido el uso de aceites bronceadores, sin embargo su función no es ni mucho menos la de proteger nuestra piel, si no que actúan como una lupa sobre ésta, incrementando el poder de los rayos solares. Por lo que su uso es totalmente desaconsejable.

En su lugar podemos encontrar diversos alimentos que favorecen la síntesis de melanina de forma natural, y con ello el bronceado. Los principales son:

  • tomateβ-carotenos: estimulan la producción de melanina. Se encuentran en todos los vegetales amarillos, rojos, naranjas o verdes oscuros (zanahorias, tomates, pimientos, espinacas, calabaza, mango, papaya, brócoli, perejil, albaricoques, sandía, etc).
  • Flavonoides: antioxidantes que nos ayudan a fijar el bronceado y que encontramos vegetales (arándanos, uva, soja, ajo, espinaca, manzana) y bebidas como el té, la cerveza                       o el vino.
  • zanahoriaLicopeno: carotenoide presente en tomates, pimientos y melón, que protege del sol y del envejecimiento que éste provoca. La combinación del efecto del licopeno con el de la vitamina E, actúa como un potente antioxidante. La vitamina E la encontramos en el aguacate, aceites de semillas (germen de  trigo,
    maíz, girasol) y de oliva, la yema de huevo y en los cereales integrales.

“El síndrome de Michael Jackson”:

 michael-jackson-antes-y-después

En contraposición con la obsesión de poseer un excesivo bronceado, encontramos un síndrome que afecta al 2% de la población aproximadamente, basado en la obsesión de conseguir una piel más blanca.

En el caso del famoso cantante, Michael Jackson, al ser de raza negra su piel poseía una cantidad de pigmento de melanina, por lo que para blanquear su piel, tuvo que administrarse éter monobencílico de hidroquinona. Se trata de una droga que al actuar sobre la piel produce su intoxicación y muerte irreversible de las células  epidérmicas encargadas de fabricar melanina (melanocitos).

Así que no os dejéis llevar por las “modas” porque lo importante es tener una piel sana y saludable.

Raquel López Gálvez

Advertisements

Actions

Information

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s




%d bloggers like this: