¡¡MAMÁ!! De mayor quiero ser un musculitos

7 01 2013

Últimamente estamos hartos de ver a los típicos “chulos piscinas”, mazados cual cruasanes. En algunos casos esta gente recurre a lo fácil, llámense anabolizantes, batidos de proteínas y demás sustancias para conseguir su ansiado cuerpo 10, pero en este caso voy a centrarme en los que van por lo legal y se matan en los gimnasios para estar “to wenos”.rf_mora_foro

Como sabemos, hacer deporte es fundamental para tener una buena salud y que, entre otras cosas nos hace sentirnos bien y tener una autoestima más alta, lo que es debido a la liberación de endorfinas, unas hormonas que se liberan durante y después del ejercicio, que alivian el dolor y levantan el ánimo. Pero nada en exceso es bueno. Tanto la falta de ejercicio como su exceso son perjudiciales; debemos mantener un equilibrio.

Demasiado deporte hace que se liberen mayores cantidades de radicales libres, lo que dará lugar a ciertas enfermedades como asma, cataratas, Parkinson o artritis, y a efectos no deseados, como envejecimiento prematuro, problemas musculares o una alteración de la frecuencia cardiaca.

Pues bien, hablemos un poco de los radicales libres y sus efectos a nivel bioquímico,  que es lo que viene siendo lo nuestro.

Los radicales libres son moléculas inestables y muy reactivas, derivadas del oxígeno, que van a modificar a las moléculas de su alrededor dando lugar a nuevos radicales, por lo que tendrá lugar una reacción en cadena que daña a las células, cosa que seguirá ocurriendo mientras no actúen los antioxidantes, que pueden ser sustancias propias del organismo o sustancias que ingerimos con los alimentos (vitamina C, E, flavonoides…). Estos radicales atacan a los lípidos y proteínas de la membrana celular, por lo que la célula no puede realizar sus funciones vitales, además de atacar al ADN, impidiendo que tenga lugar la replicación celular y contribuyendo al envejecimiento celular.

Debemos saber que nuestro propio organismo produce radicales libres en los diferentes procesos que realiza, pero no todos estos radicales son perjudiciales ya que algunos de ellos actúan matando bacterias y virus, eso sí, debe haber un control y un equilibrio entre radicales y antioxidantes. Si se pierde dicho control, sí que podrían dañar las células sanas, oxidando diversas estructuras biológicas, dando lugar a lo que se conoce como daño oxidativo, importante causa de envejecimiento, cáncer, ateroesclerosis y cataratas.

ejercicio-cansancioUna vez sabido esto, os preguntareis…   ¿Cómo el ejercicio da lugar a la producción de estos radicales? Pues bien, en condiciones de esfuerzo o de ejercicio consumimos una mayor cantidad de oxígeno para obtener mayor energía y, por lo tanto, al utilizarlo se producirán más radicales.

En este artículo, obtenido de pubmed, vemos un experimento en el que se demuestra esto en conejillos de indias, lo que podemos extrapolar a humanos.

Usualmente se piensa que una de las fuentes más importantes de ROS (especies reactivas de oxígeno) durante el ejercicio, es la producción mitocondrial de superóxido.

Las mitocondrias inicialmente eran células independientes que aprendieron a utilizar el oxígeno en su beneficio y, posteriormente, fueron incorporadas a otras células, llegando a formar parte de ellas actuando como central energética.

En este vídeo se muestra cómo funcionan:

Como vemos, estos orgánulos celulares transfieren electrones al oxígeno y producen energía mediante la fosforilación oxidativa; durante este proceso del 1 al 4% del oxígeno utilizado se convierte en radicales libres como el superóxido (O2-),  radical que se produce cuando el oxígeno acepta un electrón y queda desapareado.

Por lo tanto, las primeras lesiones celulares causadas por los radicales libres, tienen lugar en los componentes mitocondriales, como su ADN. A partir de esto, se establece que un factor determinante en la formación de los radicales libres y el daño celular es la tasa del metabolismo basal: a mayor metabolismo, mayor gasto y una tasa más elevada de producción energética, generando grandes cantidades de radicales libres y con ello un incremento de la toxicidad en el organismo.

Así que, queridos amigos, no olvidéis hacer ejercicio para estar sanos y fuertes, pero sin obsesionarse, porque, como veis, puede ser peor el remedio que la enfermedad.

ejercicio

Marta Martínez Casales

Advertisements

Actions

Information

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s




%d bloggers like this: